fbpx
 In Noticias

A mediados de los 60′ del pasado siglo, se empezó a generalizar el uso de las resinas de poliéster reforzadas con fibra de vidrio para la fabricación de los cascos en embarcaciones deportivas y de recreo. A diferencia de otros materiales como la madera que puede pudrirse, o el acero y otros metales, el poliéster es un material plástico anticorrosivo. Además, al tratarse de un componente resistente a la radiación solar y fácil de moldear, su uso se extendió en muy poco tiempo. Todo parecía indicar que teníamos entre manos algo indestructible.

Unos años más tarde, se descubrió que los cascos de poliéster absorbían el agua en una proporción que oscilaba entre el 3 y el 4% de su peso inicial. Y que, cuando ese porcentaje era superior al 1,5%, por debajo de la capa de gel-coat, aparecían abundantes ampollas de ácido. Se hacía patente que el poliéster no era inexpugnable. Que también quedaba expuesto al deterioro y se empezaba a hablar de la osmosis.

Cómo se produce la osmosis

Que es la osmosisLa osmosis es un fenómeno físico que describe el movimiento de un disolvente a través de una membrana semipermeable. En los barcos fabricados con resinas de poliéster reforzadas con fibra de vidrio, la osmosis se produce debido a la filtración del agua a través del gel-coat y la resina, ya que tienen una capacidad de absorción distinta.

La capa de gel-coat tiene la función de proteger el laminado de los agentes externos. Pero, en ocasiones, actúa como una membrana semipermeable que permite el paso del agua hacia el interior del laminado, pero impide su tránsito en sentido contrario. A medida que el agua va penetrando en el casco, reacciona con algunos de los componentes del laminado. Creando pequeñas áreas con una alta concentración de sustancias químicas, superior a cualquier otra concentración en el exterior del casco. Esto produce que cada una de estas áreas genere una mayor fuerza osmótica, haciendo que penetre aún más agua del exterior.

Progresivamente, la resina y la fibra de vidrio van perdiendo su homogeneidad y las distintas capas dejan de ser solidarias entre ellas, afectando gravemente a las propiedades mecánicas del casco.

Muchos factores pueden influir en la aparición de la osmosis: el tipo de agua en donde navegue el barco, el tipo de agua en donde esté amarrado, la temperatura del agua, inclemencias del tiempo como la lluvia ácida, los rayos ultravioleta, el uso de limpiadores demasiado agresivos, la contaminación provocada por emisiones industriales, la frecuencia de uso y el mantenimiento dado a la embarcación, etc. Pero el más importante es, por encima de todo, la calidad en la construcción del casco.

Diferentes grados de osmosis en un barco

1er grado: Consideramos una osmosis de 1er grado si, en un chequeo en el varadero, con un medidor de humedad, detectamos una humedad superior a lo normal. El agua se ha filtrado en los tejidos del poliéster, justo por debajo de la capa de gel-coat.

2º grado: Si apreciamos que el porcentaje de humedad supera la media y aparecen ampollas de unos 5mm de diámetro dispersas por la superficie del gel-coat y que contienen una solución ácida, ya estamos hablando de una osmosis de segundo grado. En este punto, la osmosis se ha iniciado entre el gel-coat y el poliéster y es imperativo tratarla.

3er grado: Si podemos observar ampollas que superan 1 cm de diámetro, la osmosis ya se ha instalado en los tejidos. En este caso el tratamiento es realmente urgente.

Prevenir la osmosis

prevenir osmosisDesde un punto de vista económico, es más interesante pasar por un tratamiento preventivo que tener que aplicar un procedimiento curativo de la osmosis. Por ello, es importante que controlemos regularmente el estado del casco de nuestra embarcación y, en la medida de lo posible, su contenido de humedad.

Por otro lado, al reparar el casco tras un choque, hay que utilizar siempre un componente de epoxi, incluso en la obra muerta.

Aplicaremos el tratamiento preventivo en un casco después de eliminar toda la pintura existente, tras el desengrasando y el lijando. Si la embarcación no es nueva y ha pasado tiempo en el agua, es conveniente asegurarse de que el laminado está seco antes de pintar.

En V de Bravado somos especialistas en la detección, saneado y reparación de osmosis.

Tráenos tu barco y le realizaremos un diagnóstico completo.

 

Fuente de las imágenes: Marina Premia, Trident 80, Portal Náutico

Recent Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
carpinteria para barcos