fbpx
 In Noticias

Para que una embarcación siga siendo segura y fiable, manteniendo su aspecto y su valor el máximo de tiempo posible y minimizando los gastos de reparación inesperados, es importante seguir un plan de mantenimiento regular y darle los cuidados necesarios. Es cuestión de seguir el viejo proverbio de “más vale prevenir” y cultivar una cultura del cuidado y la atención periódica que nos ayudarán a detectar a tiempo las primeras señales de deterioro, controlar adecuadamente el desgaste y decidir qué hacer antes de que resulten un problema demasiado importante. 

El invierno, la época en la que tenemos los barcos amarrados en el puerto, es el mejor momento para dedicarlo a ese mantenimiento. Veamos los principales aspectos en los que nos debemos centrar: 

Los moldeados en fibra de vidrio 

Es importante revisar periódicamente los moldeados de fibra de vidrio e identificar arañazos, desconchones, grietas y otros posibles daños en el gelcoat. Todas y cada una de las erosiones deben ser cuidadosamente observadas para analizar su profundidad. Con un cincel afilado podemos abrir la grieta en forma de V; si no se extiende más allá del gelcoat será suficiente con una reparación estética del gel. En cambio, si el daño alcanza al laminado, será necesaria una reparación profesional. 

Además, debemos recordar el pulimento regular y la cera para mantener la fibra de vidrio como nueva. Sobre todo en el caso de los colores oscuros que tienden a desvanecerse con mayor rapidez, si no se cuidan adecuadamente. Tengamos en cuenta que las zonas de mayor tamaño de una obra muerta muy decoloradas, se trabajan mejor con pulidora eléctrica. 

Cuidados de las maderas 

En los veleros de fibra de vidrio o aluminio, las cubiertas de teca tienen una vida útil limitada y su sustitución suele ser bastante cara. Los tablones dañados (sueltos, partidos o agujereados) han de ser reparados inmediatamente para evitar filtraciones de agua. 

Habitualmente, la mayor parte del daño que sufren estas cubiertas es debido al uso de cepillos de cerdas demasiado duras. Lavar la madera de teca con cepillos de cerdas muy duras puede desgastar la madera hasta 1mm por año. Un alternativa es utilizar un cepillo menos agresivo, pasándolo de forma transversal al sentido de la veta. Así se evita ese desgaste y la madera va adquiriendo poco a poco un aspecto plateado natural. 

La falta de ventilación es el otro enemigo de las estructuras de madera. Si queremos evitar las humedades, los malos olores y el moho, podemos solucionarlo con fundas de materiales transpirables y el uso de un deshumidificador marino. 

Motores y otros elementos 

Los motores diésel precisan de controles periódicos, cuando se va a navegar, que incluyen el estado y tensión de la correa de transmisión, un examen de todo el cableado para comprobar la posibilidad de conexiones flojas o desgastadas y el nivel del aceite y del refrigerante. Por otro lado, es conveniente efectuar un mantenimiento anual que implica un cambio de aceite, del filtro de aceite y de los filtros de combustible. Este mantenimiento suele hacerse antes de varar la embarcación. 

En cuanto a los ánodos de sacrificio, se cambian cuando la degradación es de, más o menos, un tercio. También examinaremos los bordes exteriores de las palas de la hélice buscando señales de corrosión electrolítica, así como posibles marcas de desgaste en el asiento del cojinete (el ajuste del eje debe ser perfecto). 

Comprobaremos que todos los grifos de fondo están operativos y lubricados y verificaremos el estado de los transductores del registro de velocidad y ecosonda. 

Las bombas de achique y las del inodoro necesitan un mantenimiento periódico, por lo menos cada dos años. Los tubos flexibles de PVC para el gas tienen una vida útil de cinco años, pero debemos observar cualquier posible desgaste. 

Por último, hemos de verificar todos los equipos de seguridad cada año. Aunque los chalecos salvavidas deberían de ser revisados con mayor frecuencia para detectar rozaduras, daños en las costuras y para confirmar la correcta fijación de la botella de CO2. 

Velas y aparejo 

En un velero es vital examinar las velas buscando posibles daños en las costuras, cortes, roces o desgarros. 

También es importante una revisión completa del aparejo. Empezaremos por un examen visual comprobando todos los terminales y accesorios para determinar sus condiciones; prestando especial atención a las crucetas y puntos de anclaje. En el tope del mástil verificaremos el correcto funcionamiento de las poleas de las drizas y las lubricaremos con moderación. Además, comprobaremos que los terminales de cruceta y otros elementos que puedan dañar las velas no causen problemas y estén bien protegidos. 

velero

Si necesitas que unos profesionales expertos cuiden de tu velero, no lo dudes. En V de Bravado encontrarás la atención personalizada y el servicio idóneo. Por algo somos el varadero de los apasionados por el mar.

Recent Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
carpinteria para barcos